Este jueves se cumplen cinco años del Congreso de Gastronomía y Salud, donde la innovación y el factor sorpresa serán los pilares de un aniversario muy especial que no pierde de vista el espíritu con el que nació esta cita: unir la reflexión gastronómica con la salud. “No somos médicos ni cocineros, somos gente que ve la gastronomía desde un punto de vista placentero y saludable”, explica Juan Barbacil, director del Congreso y secretario de la Academia Aragonesa de Gastronomía.

Este año, el Congreso dará “un salto definitivo”, así lo ha definido Barbacil, ya que se abre al gran público con charlas divulgativas y no solo habrá científicos de primer nivel, sino que además se han adecuado cuatro espacios distintos y diferenciados con multitud de propuestas para todos los públicos. Una de estas novedades es el ‘stand’ de casi 500 metros destinado a la exposición y venta de productos de empresas, la mayoría de ellas aragonesas. Año tras año, el Congreso de Gastronomía y Salud innova y avanza para lograr que la cita sea reconocida a nivel nacional y cada vez más prestigiosa, que atraiga a los mejores científicos y cocineros.

A partir de una buena idea

Pero, toda buena idea tiene unos inicios y para lograr estos avances, la organización ha trabajado durante años desde un proyecto preliminar hasta llegar a convertirse en el congreso de referencia nacional que es hoy en día.

El origen de la cita culinaria fue un Foro de Reflexión Gastronómica que durante cuatro ediciones organizó la Academia Aragonesa de Gastronomía con diferentes socios, como la Universidad de Zaragoza o El Corte Inglés. “Nos dimos cuenta de que existían muchos congresos de gastronomía en España, pero en ellos había muy poca reflexión gastronómica. Por eso, surgió en los años 90 la primera idea de hacer un Foro de Reflexión sin cocineros. Ahora, todos los profesionales de la cocina que vienen a Zaragoza tienen un sesgo: la investigación, para que así sigamos siendo fieles a la idea inial del Foro”, declara Barbacil.

El salto hacia la profesionalización del congreso se dio en el año 2015, coincidiendo con la entrada de HERALDO a la organización. Cada vez, el Congreso es más popular, se acerca a mayor gente y logra un mayor prestigio y reconocimiento.

Desde la organización ven el futuro del Congreso de Gastronomía y Salud con mucho optimismo, ya que, como explica Barbacil, “se trata de una apuesta decidida que cuenta con el apoyo del Gobierno Aragón y también de HERALDO, para seguir creciendo e incentivar el turismo en la Comunidad Autónoma”.

El director del Congreso señala también que en el mes de febrero fue cuando el comité científico comenzó a realizar las llamadas a los posibles ponentes de la cita prevista para esta semana y todos confirmaron asistencia a la primera, no tuvieron que insistir. “Solo hubo un ponente al que le era imposible venir este jueves. Esto es una buena señal, significa que el Congreso gastronómico cada vez tiene más prestigio y todos los profesionales quieren formar parte de él”, conluye Barbacil, y añade que este año la Academia regalará a todos los congresistas tres libros y un marca páginas alusivo al 25 aniversario de la institución, que se conmemora en 2020.