Aves Nobles y Derivados, que comercializa sus productos bajo la marca Aldelís, ha dado un nuevo paso dentro de sus proyectos de innovación y desarrollo tecnológico. Recientemente, la empresa ha entrado a participar en el accionariado de Biotech Foods, formando parte de una nueva línea de investigación centrada en la ‘carne de cultivo’. Un proyecto novedoso que responde a la «apuesta de la compañía por la innovación como principal estrategia y donde el consumidor es el centro de la misma», afirman desde Aldelís.

Tras observar las últimas tendencias del mercado, Aves Nobles y Derivados ha detectado una posible necesidad no cubierta para un consumidor que prima el bienestar animal y el cuidado del medioambiente. De esta manera, estudios realizados por la compañía aragonesa recogen la inquietud existente por temas relacionados con el bienestar animal, la proteína vegetal o la producción de carne por métodos no tradicionales. Asimismo, datos obtenidos de estudios realizados por la empresa muestran que hasta un 67% de los encuestados, estarían dispuestos a probar productos elaborados con carne cultivada. Con esta iniciativa, Aves Nobles y Derivados se sitúa a la vanguardia de la investigación de produ

ctos de alimentación innovadores, sostenibles con el medioambiente y alineados con las demandas del mercado.

Proceso de la ‘carne cultivada’

El proceso por el que se obtiene la ‘carne cultivada’, se denomina agricultura celular, y consiste esencialmente, en obtener células musculares del animal, extraídas previamente y sin dolor de su cuerpo, el cual, una vez finalizada la extracción vuelve a su lugar en la granja.

La ‘carne cultivada’ no busca sustituir a la carne tradicional, sino convertirse en una alternativa más de proteína de alto valor biológico, que garantice el aporte nutricional adecuado. Y es que las proteínas, deben cubrir entre un 10% y un 15% de las necesidades energéticas diarias de un individuo. Los requerimientos nutricionales son de entre 0,8 y 1 gramo de proteína por kilogramo de peso al día, es decir, una persona de 70 kilos de peso, deberá ingerir al día entre 56 y 70 gramos de proteína. Según Naciones Unidas, en el año 2050, la demanda mundial de carne se incrementará en un 76%, atendido el aumento poblacional y la accesibilidad al producto, lo que implica una imposibilidad para hacer frente a esta demanda con la producción actual de carne.

En este contexto, la carne cultivada se presenta como una de las soluciones mejor valoradas y factibles para cubrir esta demanda. Además, diversos estudios científicos la sitúan como una alternativa real con múltiples beneficios para el medio ambiente, ya que no requiere sacrificio animal y es más sostenible, al necesitar un 98% menos de superficie de tierra para su producción, reducir entre un 80% y un 95% las emisiones de carbono a la atmósfera y disminuir entre un 82% y un 96% el consumo de agua requerido.

El ADN de Aldelís

Para Aves Nobles y Derivados, la innovación es el principal mecanismo de creación de valor, y por ello, la compañía aragonesa se encuentra en continuo desarrollo de productos, fórmulas y líneas de fabricación que ofrezcan a los consumidores productos adaptados a sus necesidades actuales y futuras.

De esta forma, la línea de investigación de ‘carne cultivada’ se suma a otras iniciativas que ya tiene en marcha la empresa, entre los que se encuentran diversos proyectos del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, tales como el proyecto ‘Avisan’, cuyo objeto es el desarrollo de nuevos alimentos saludables con base proteica vegetal aplicando la tecnología Big Data, el proyecto ‘Conoce’, pionero a nivel nacional en garantizar un proceso de innovación más eficiente y sostenible con el consumidor como eje central o el proyecto europeo ‘Induce’, en el marco Horizonte 2020, sobre mejora de la eficiencia energética, a nivel industrial.

Además de todos estos proyectos, cabe recordar la finalización de la construcción de la nueva planta de elaborados de la compañía, ubicada en la Plataforma Logística de Plaza.

Este proyecto, declarado de interés general por el Gobierno de Aragón, ha sido desarrollado con una orientación de industria 4.0 en la que se ha apostado por la automatización de procesos, la mejora de la eficiencia, la optimización de los circuitos de comunicación y la digitalización.